La capital tabasqueña tiene un sinfín de cosas por mostrar a todos aquellos que se dan la oportunidad de visitarla, y la magia que se vive en cada uno de sus rincones es simplemente indescriptible.

Si deseas vivir en carne propia todo lo que esta hermosa región tiene para ofrecerte, te recomendamos que vayas revisando entre los diferentes hoteles en Villahermosa, para que puedas escoger el que más se adecue a tu presupuesto y disfrutes de la experiencia que está por empezar, mientras tanto en este artículo te contaremos sobre algunas actividades y puntos que no te puedes perder en este destino.


Visita sus reservas naturales.

Una de las características más importantes de Villahermosa es su riqueza en flora y fauna, compuesta por una gran variedad de especies endémicas de la región.

Por dicha razón existen espacios que se encargan de cuidar los ecosistemas y la biodiversidad natural, tales como las reservas ecológicas de Yumká y Villa luz.

La reserva de Yumká está compuesta por 101 hectáreas, y se encuentra situada en la ranchería de Las Barrancas a poco más de 15 kilómetros de Villahermosa. En este increíble recinto podrás apreciar aproximadamente 1000 ejemplares de diferentes especies animales, entre las que destacan: elefantes, jirafas, rinocerontes, cacatúas, monos araña o pavorreales entre muchas más.

Por su parte la reserva de Villa Luz, ubicada en la comunidad de Tapijulapa, cuenta con diversos cuerpos de agua en los que podrás pasar un día ameno en compañía de tus seres queridos. A la par de ello, las condiciones del espacio se prestan para realizar otras actividades como: el senderismo, excursionismo, espeleología en la Caverna Villa Luz, días de capo, entre otras actividades.

Date una escapada por su Centro Histórico.

El corazón de esta hermosa ciudad también cuenta con su encanto, ya que data del siglo XVI y por supuesto que el estilo de la mayoría de sus construcciones aún se mantiene casi intacto, lo que te permitirá conocer un poco sobre el origen de esta urbe.

Dentro de este espacio, algunos puntos por visitar son: la Plaza de Armas, la enigmática Catedral del Señor de Tabasco, la Casa de los Azulejos y la Zona Azul.

En el caso de la catedral, este templo fue erigido a mediados del siglo XVIII, y a lo largo de su historia tuvo dos reconstrucciones durante los años de 1880 y a principios de 1945, por ende es un espacio lleno de historia y mucha energía.

Por su parte, de la Casa de los Azulejos es una hermosa construcción que data del siglo XIX y que actualmente es la sede del Museo de Historia de Tabasco.

A lo largo de su existencia esta casona ha sido centro de comercio, casa de gobierno y hotel, y en definitiva la mezcla variada de estilos que la conforman, entre los que se pueden apreciar toques góticos, renacentistas y barrocos, lo hacen un punto imperdible.

La joya tabasqueña es una región en donde tus próximas vacaciones serán sencillamente inolvidables, por ello no lo pienses demasiado, reserva tu hotel en Villahermosa y disfruta de esta increíble aventura.